Contador de visitas

martes, 7 de enero de 2014

Destinatario: realidad.

Querida realidad:

¿Te has dado cuenta de la de veces que te mencionamos? Todos esos... "pon los pies en la tierra", "ahí fuera no todo es tan fácil", "abre los ojos"... llevan tu nombre.

No me gustas. No eres real, como tu nombre dice, eres cruel. Nos preparas para lo peor, porque hasta cuando todo va bien siempre estás tú, escondida por ahí, encendiendo unas crispantes y ruidosas lucecitas en nuestras cabezas.

No estoy diciendo que no tengas razón. Pero a veces nos controlas hasta que nos olvidamos de que no sólo existes tú.

Pero yo no voy a caer. He aprendido de ti, un montón, lo admito. Pero no he olvidado que existe tu antónimo.

Sé vivir con tu compañía, pero ya conoces el dicho; donde caben dos, caben tres.

Y después de soñar con mi propia realidad cada noche siempre estoy más preparada para la tuya cuando me levanto por las mañanas. A veces hasta me escapo a mitad del día, cuando no mira nadie. Cuando mi ruido de fondo es algún tema de Kansas o de Styx, o incluso cuando necesito distraerme de ti durante una de mis migrañas.

El caso es que quiero darte las gracias por enseñarme, y en un futuro volveré a dártelas porque sé que tu lección no ha terminado, ni para mí ni para nadie. Siempre tendrás algo nuevo que mostrarnos. Pero también quiero decirte que dejes de hacerte la listilla, no eres el centro del universo. Bueno... ya sabes a lo que me refiero.

Créeme, no es por ti, es por mí.


1 comentario:

  1. Curioso el tema de la realidad. El mundo puede hacerse añicos cualquier noche, y te tienes que levantar cualquier mañana, taparte las ojeras y fingir que no ha pasado nada.
    Encuéntrame si te atreves en http://albordedetucama.blogspot.com.es/
    M.

    ResponderEliminar